Los Camaradas de Trotsky

by

Los Camaradas de Trotsky

22 oct, 2013 por 

trotsky-2

 

León Trotsky empezó como Comisario del Pueblo para los Asuntos del Exterior, posteriormente fue nombrado Comisario del Pueblo para la Guerra. Lenín llamó a Trotsky “sin duda, el miembro más capaz del Comité Central” y hablaba positivamente sobre su habilidad.

Los colaboradores de Trotsky también eran criminales internacionales muy hábiles. Nombraré sólo a los jefes más importantes dentro de la Comisión Militar.

Ochenta por ciento de la Comisión eran judíos. Todos los jefes eran judíos.

El Vice-Comisario del Pueblo para Asuntos Militares era Yefraim Shchklyansky que había llegado con el tercer tren de Suiza. Sus subordinados eran, entre otros, Yemelyan Yaroslavsky (en la realidad Minei Gubelman) y Semyon Nakhimson. Los siguientes eran miembros del Concejo Militar: Arkadi Rosengoltz, Mikhail Lashevich, Robert Rimm, Joseph Unschlicht, D. Weinman, Moisei Lisovsky, Isaac Zelinsky, German Bitker, Moisei Rukhimovich, Bela Kun (en la realidad Aaron Kohn), Grigori Sokolnikov (en la realidad Brilliant) y Josef Khorovsky.

Algunos de los Comandantes del ejército eran: Vladimir Lazarevich, Naum Zorkin, Yona Yakir, Vadim Bukhman, Boris Feldman y Yevgeni Shilovsky.

Otros líderes judíos importantes en el Ejército Rojo eran: Ari Mirsky, Gavril Lindov- Leytezen, Boris Zul, Yevgeni Veger, Isaac Kiselstein, M. Volvovich, León Mekhlis (quién después fue un infame y sanguinario Chekista), Mikhail Rozen, Samuil Voskov, Moisei Kharitonov, Grigori Zinoviev (realmente Ovsei Radomyslsky), Yakov Vesnik, Adolfo Lide, P. Kushner, Mikhail Steinman, M. Schneideman, Mikhail Landa, Boris Tal, Yan-Yakov Gamarnik, Josef Bik, Rosa Zemlyatchka (en realidad Rozalia Zalkind), Yan Lenzman, B. Goldberg, G. Zusmanovich.

Los Comandantes de División también eran judíos: Grigori Borzinsky, Sergei Sheideman, Blumenfeld, Mikhail Meier, Boris Freiman, Alejandro Yanovsky, Semion Turovsky, Andrei Rataisky, Alexander Sirotkin, Eduard Lepin, Samuil Medvedyevsky, Miron Polunov, Grigori Bozhinsky, David Gutman, Alexander Shirmakher, Yevgeni Koffel, Boris Maistrakh, Ruvin Iztkovsky, Mark Belitsky, Leonid Berman, Konstantin Neiman, Nekhemia Feldman, L. Schnitman, León Gordman, Mikhail Sluvis, Yakov Davidovsky.

Sus ayudantes eran por supuesto, judíos: Yakov Schwarzman, Adolfo Reder, Moisei Akhmanov, Alejandro Grinstein, Kleitman, Abram Khasis, Semyon Nordstein, Alexander Richter, Lazar Aronstam, Vladimir Lichtenstadt, León Lemberg, Abram Vaiman, Josef Rosenblum, León Rubinstein, Yefim Rabinovich, Moris Belitsky, Isaak Grinberg, Isai Goldsmidt y muchos más. (Molodaya Gvardiya, No. 11, 1990.) El lector entenderá que es casi imposible nombrar a todos aquellos involucrados.

Estas listas sólo se conocieron en 1990. Las personas no tenían alguna idea de la situación real. Casi todos los jefes de los Campos de Concentración eran judíos. Los más infames de éstos eran: Naftali Frenkel, Matvei Berman, Aaron Soltz, Yakov Rappaport, Lazar Kogan,. Según el investigador y publicista judío Arkadi Vaksberg, once de los doce jefes de Campos en el GULAG eran judíos. (Alejandro Vaksberg, “Lubyanka”, Estocolmo, 1993.) También fue Trotsky quien había decidido que los granjeros independiente acomodados deberían aniquilarse y los otros transformados en obreros en kibbutzes o casas colectivas que en Rusia fueron llamadas kolkhozes. Stalin y Kaganovich llevaron a cabo esta acción en 1929.

Todo lo que pasó en Rusia bajo la cobertura de Comunismo en la realidad estaba conectada fuertemente con la religión de los judíos. Sus propios extremistas, en su vanidad han admitido esto.

El rabino Stephen Samuel Wise en Nueva York dijo: “Algunos lo llamaron Comunismo, pero yo lo llamo Judaísmo.” (Curtis B. Dall, “The Military Order of the World Wars”, The Army-Navy Club, Washington, 1973, p. 12.) También se ha dicho que el Antiguo Testamento era el libro de texto del Bolchevismo. En Génesis, capítulo 47, versos 13-26, se describe cómo Joseph se aprovechó de una hambruna hábilmente para esclavizar a los egipcios. Él había juntado grandes cantidades de grano (Gen. 41:29-57) para venderlo a los egipcios, en años de carestía, por ganado, tierra y su propia libertad.

Esta historia inevitablemente lleva a pensar cómo los campesinos rusos fueron esclavizados y forzados en los Kibbutzes por medio de una hambruna artificial en 1932-33.

También, según un Midrash judío (comentario de la Biblia), fue un acto piadoso de Joseph el obtener enormes ganancias, fueron hechas en el nombre del Faraón, para el enriquecimiento de su propia familia; esto fue excusado tácitamente por Yahvé en la orden en Éxodo 3:22: “¡Expoliarás a los egipcios!” (fuente: Robert Graves y Raphael Patai, Mitos hebreos, “El libro de Génesis”, Londres, 1964, Pág. 266-267.) ¿No fue verdad que los antiguos sueños de los extremistas judíos fueron realizados cuando tomaron para sí el dinero, ganado, casas, religión y libertad personal de los gentiles? El pillaje se llamó oficialmente nacionalización de la propiedad privada.

El 12 de abril de 1919 el periódico Kommunist (Kharkov) publicó el artículo del camarada M. Kohan “Los Servicios Judíos a la Clase Obrera” dónde escribió lo siguiente: Se puede decir sin exageración que “la Gran Revolución Socialista de octubre se llevó a cabo a través de las manos de los judíos… la estrella roja de cinco puntas, que fue conocida como símbolo judío en tiempos antiguos, ha sido tomada ahora por el proletariado ruso… los comisarios judíos como líderes de comités y de las organizaciones del soviet llevan al proletariado ruso a la victoria… ¿Podrían las oscuras y oprimidas masas de los obreros y campesinos rusos sacarse el yugo de la burguesía por ellos mismos? No, fueron los judíos quienes de principio a fin les mostraron la forma al proletariado ruso del alba rosada del internacionalismo y quiénes hasta este momento gobiernan la Rusia soviética. El proletariado puede sentirse seguro en las manos de los judíos. Nosotros podemos estar tranquilos mientras el camarada Trotsky comanda el Ejército Rojo.” El Camarada M. Kohan admitió que no había ningún soldado judío en el Ejército Rojo, pero que los judíos lo comandaban. Los documentos ahora disponibles confirman esto.

En la noche antes del 9 (22) de diciembre de 1919, durante la guerra de liberación de Estonia contra los Bolcheviques, el Comandante judío del batallón, Shunderev, se desplomó en una batalla contra las tropas Estonias. Entre sus papeles había una circular secreta conteniendo un llamado a todos los jefes judíos a formar una sociedad Sionista secreta.

La carta estaba escrita en ruso por el Comité Central en el departamento de la Unión Mundial Israelita en Petrogrado el 18 de marzo de 1918. El texto completo fue publicado en dos periódicos Estonios. Aquí están algunas citas de la carta publicada en el periódico Postimees (Tartu) el 31 de diciembre de 1919: “¡Hijos de Israel! El tiempo de nuestra victoria final está cercano. Estamos alprincipio de nuestro dominio mundial y nuestro renombre. Lo que antes sólo soñamos se ha vuelto casi realidad… “ “A pesar del hecho que Rusia ha sido dominada y ha quedado bajo nuestro piecastigador, nosotros todavía debemos tener cuidado. Hemos transformado a Rusia en un esclavo económico y hemos tomado casi todas sus riquezas y oro y le obligamos que se arrodillaran ante nosotros. Pero debemos tener cuidado en guardar nuestro secreto. No debemos tener compasión para con nuestros enemigos. Debemos eliminar a sus mejores y a la mayoría de los individuos talentosos, para que la Rusia subyugada quede sin sus líderes. De esta manera, destruiremos cada oportunidad de rebelarse en contra nuestra.” “Debemos provocar lucha de clases y disensión entre los ciegos campesinos y los obreros. La guerra civil y la lucha de clase aniquilarán los valores culturales que la gente cristiana ha adquirido… Trotsky – Bronstein, Zinoviev-Radomyslsky, Uritsky, Kamenev- Rosenfeld, Steinberg – éstos y muchos otros hijos fieles de Israel mantienen los puestosmás altos en la nación y gobiernan sobre los eslavos esclavizados. Derrotaremos a Rusiatotalmente.” “Nuestro pueblo juega los papeles más importantes en los comités de las ciudades, las comisiones, los comités de abastecimientos, los comités de casa y otras instituciones. Pero no permitan que la victoria se vaya a sus cabezas! “ La información ahora disponible confirma estas declaraciones y la autenticidad de la carta. Entre el material de investigación de Moisei Uritsky, se encontró un documento secreto, copiado el 17 de mayo de 1918. Era la misma circular como aquella encontrada en el cuerpo muerto del Comandante Judío de Batallón, Shunderev.

Esto se publicó en Rusia por primera vez en febrero de 1994.

Los “revolucionarios” judíos sabían que cualquier estado podía ser destruido eficazmente por la ayuda del socialismo y la guerra civil. Era posible controlar todo, simplemente tomando el control de la producción de comestibles, hospitales y de las fuentes de energía.

A pesar del terror terrible, más y más rusos se atrevieron a expresar su descontento con el control de los judíos Bolcheviques. Los intelectuales eran especialmente abiertos a sus creencias. Por consiguiente, el 27 de julio de 1918, Izvestiya publicó un llamado del Concejo de Comisarios al Pueblo ruso. Este llamado condenaba el “anti-Semitismo como un peligro a la causa de la revolución de los obreros y campesinos”. Los antisemitas serían proscritos y ejecutados en el acto.

El propio Lenín firmó el llamado pero la iniciativa era de Trotsky. Lenín enfatizó que el antisemitismo implicaba contrarrevolución. Trotsky consideró a todos los patriotas como antisemitas. En el medio del gran terror en Kiev, Trotsky visitó la ciudad en abril de 1919, y ordenó que todos los patriotas rusos debían ser exterminados. Ellos eran golpeados hasta la muerte con martillos y sus cerebros terminaban en el suelo del cobertizo dónde este crimen fue descubierto más tarde. (Platonov, “La Historia del Pueblo ruso en el Siglo XX”, Parte I, Moscú, 1997, pág. 611.) El propio Lenín confirmó que el régimen soviético en realidad era judío.

Cuando se informó a Lenín que un comité recientemente formado no tenía un solo miembro judío, él se disgustó: “¿Ni un sólo judío? ¡No, no! Eso es imposible! ” (Oleg Platonov”, La Corona de Espinas de Rusia,: La Historia del Pueblo ruso en el Siglo XX”, Moscú, 1997, parte I, pág. 519.) De acuerdo con uno de los funcionarios líderes soviético, Lazar Kaganovich, Lenín exigió que cada Institución soviética debía tener, un presidente judío, o a lo menos el vicepresidente judío. ” (Chuyev, “Así hablo Kaganovich”, Moscú, 1992, pág. 100.) La mayoría de los judíos, aún cuando ellos no se consideraran Bolcheviques, apoyaban el poder soviético, aceptándole como propio, como judío. También muchos judíos ricos, temiendo por su riqueza, prefirieron a los Rojos en lugar de los Blancos. En lugar de los lujos que le habían permitido sus riquezas, ellos recibieron muchos privilegios gracias a su cercanía con el poder y la posibilidad de llegar a ser ellos mismos el poder sobre Rusia.

Los judíos, según Lenín, “salvaron el poder Soviético” – “los judíos ciertamente crearon el esqueleto de este poder y al mismo tiempo dieron al pueblo la ocasión de identificar el poder soviético con el poder de la Judería”. (Oleg Platonov, La Corona de Espinas de Rusia: La Historia del Pueblo Ruso en el Siglo XX”, Moscú, 1997, Vol. I, pág. 583.)

Volver al Índice del Libro: “Bajo el Signo del Escorpión”

====

Nota de MONTALBO:  El post “Los camaradas de Trotsky” está copiado del blog http://www.taotv.org

http://www.taotv.org/2013/10/22/los-camaradas-de-trotsky/

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: