Introducción a CINCO COSAS QUE NO SE PUEDEN CAMBIAR

by

# 000 # Introducción a CINCO COSAS QUE NO PODEMOS CAMBIAR
# 000 #
Introducción a
CINCO COSAS QUE NO PODEMOS CAMBIAR

…. David Richo…dice…{en la solapa}:

…la fuente de nuestro sufrimiento y los problemas no son las limitaciones, sino el hecho de temerlas y luchar contra ellas.

…si aceptamos y abrazamos las cinco circunstancias inevitables, descubrimos que así desarrollamos nuestro coraje y alcanzamos más compasión y sabiduría, más felicidad…

Introducción…13….26

Existen cosas en la vida que no podemos controlar, probablemente, la mayoría de ellas.
La realidad rehúsa doblegarse a nuestras exigencias, y generalmente entra en juego otra fuerza con planes diferentes. Nos vemos forzados a soltar cuando lo que queremos es agarrar, y a agarrar cuando lo que queremos es soltar.

Un teólogo llamado Reinhold Niebuhr compuso esta oración: “Dios, concédeme serenidad para aceptar las cosas que no pueda cambiar, la valentía para cambiar las que pueda cambiar y la sabiduría para darme cuenta la diferencia entre unas y otras”.

Hay cinco hechos de la vida o realidades inevitables que no podemos cambiar:

01………Todo cambia y todo se acaba.
02. Las cosas no siempre suceden como las hemos previsto.
03………..La vida no siempre es justa.
04. El dolor forma parte de la vida.
05..La gente no siempre es amorosa y leal.

…cuando nos oponemos a estas 5 verdades básicas nos estamos resistiendo a la realidad, y entonces la vida se convierte en una serie interminable de desilusiones, frustraciones y congojas.

Nuestro miedo a estos cinco hechos fundamentales y realistas, y nuestra confrontación con ellos, son verdaderas fuentes de nuestros problemas, y una vez que los aceptamos nos damos cuenta de que como resultado adquirimos valentía, compasión y sabiduría.

Además de las cinco realidades fundamentales que no podemos cambiar, hay también realidades placenteras: experimentamos gozo, a veces nuestras esperanzas se cumplen, las cosas tienden a solucionarse por sí mismas, etc.

[…]

He descubierto que todo lo que entra en combate contra nuestro pretencioso ego es una poderosa fuente de transformación y evolución personal interna. Los cinco simples hechos de la vida desafían y aterrorizan al vigoroso ego que insiste en tener el control absoluto.[…]. Si no podemos tolerarlos, añadimos estrés a nuestra vida luchando por una causa perdida.

En los siguientes nueve capítulos y el Epílogo explicaré por qué no hay que desesperarse ante las realidades de nuestra vida. Aprenderemos a aceptar la vida con sus propias condiciones. Incluso podemos descubrir que esas condiciones son satisfactorias.[…]. Podemos desarrollar una vida auténtica y mentalmente sana diciéndole sí a la vida tal como es.

La historia de la iluminación de Buda ilustra que los hechos de la vida son la base de nuestro crecimiento y transformación. […].
Desde la Antigüedad, estos cinco hechos de la vida han desconcertado y exasperado a los hombres. Las tradiciones espirituales nos ofrecen inspiración, modelos y recursos valiosos para afrontar los cinco hechos de la vida abiertamente y con ecuanimidad.

EL SÍ INCONDICIONAL…16

Cada uno de los cinco hechos o condiciones de la vida evoca una pregunta sobre nuestro destino, ¿Podemos salirnos con la nuestra voluntad ó tenemos que bailar con el flujo de la vida? […]

Friedrich Nietzsche habló del amor fati, la virtud de amar el propio destino. Pero mucha gente le es difícil afrontar la ansiedad producida por las condiciones de su existencia. El método para tratar con los hechos dados y adaptarlos a nuestro destino ha sido expuesto por Carl Jung: “Los hechos dados pueden ser aceptados con un sí incondicional a lo que es, sin protestas subjetivas, [es decir], una aceptación de las condiciones de la existencia…, una aceptación de mi propia naturaleza tal como soy”. Semejante sí es una disposición a aterrizar en la realidad concreta sin una almohada que suavice el aterrizaje. Semejante sí nos hace flexibles, adaptándonos a un mundo cambiante, abriéndonos lo que nos traiga la vida. Semejante sí es una entrega valiente, un alineamiento con la realidad.
Si confiamos en la realidad más que en nuestras esperanzas y expectativas, tendremos posibilidad de hallar muchas sorpresas espirituales. […].

El sí es el aliado valiente de la serenidad; no es el cómplice asustado de la ansiedad. Nos ayuda a decir sí y afrontar los hechos dados mediante la presencia mental, es decir mediante la atención paciente y valiente al momento presente. También obtenemos apoyo de la naturaleza, de la psicología, de las tradiciones religiosas y de las prácticas espirituales. […].
[…]{p.17}
Los hechos de la vida pueden parecer bromas crueles que nos perpetra un universo vengativo. […]. En una teología anticuada, los hechos de la vida podrían considerarse un castigo por algún dios vengativo… El sí incondicional, con su confianza implícita en la utilidad de los hechos de la vida para nuestro desarrollo, supera esa visión de la vida basada en el miedo. Decir sí a la realidad –a las cosas que no podemos cambiar– implica confianza en la utilidad de los hechos para nuestro desarrollo: es como sentarse en la montura en la dirección que va el caballo. Sentarse en el caballo de esa manera es tener presencia de mente, honrar el aquí y ahora sin las distracciones del miedo y del deseo; sin protesta ni culpa. Semejante sí es incondicional porque está libre del condicionamiento del ego neurótico: el miedo, el deseo, el control, el juicio, la queja, la expectativa. Cuando tenemos presencia de mente, recibimos cada momento con apertura, curiosidad y bondad. La presencia de mente es una manera de estar y una práctica espiritual cotidiana, una forma de meditación.{p.18}

¿POR QUÉ A MÍ? …18…20

[…] Cuando aceptamos sin reservas las cosas que no podemos cambiar, nos estamos diciendo sí a nosotros mismos, tal como somos […]. Cuando por fin aceptamos gustosamente los hechos dados como extensiones de lo que es ser humanos, les decimos sí, […]. Decimos sí a los ingredientes de la humanidad.
[…]
…Imaginamos que la suerte muy buena o muy mala le sucede a otras personas, pero nunca a nosotros.
Creer […] que nos puede suceder cualquier cosa es un logro enormemente adulto, y nos proporciona dos dones maravillosos. Primero, abandonamos la visión privilegiada que nuestro ego tiene de sí mismo según la cual es digno de tratamiento especial; abandonamos la creencia infantil de que un salvador, de este o de otro mundo, vendrá a rescatarnos y con concederá una dispensa de los golpes duros de la vida. Segundo, creer que nos puede suceder cualquier cosa nos ayuda a ser humildes y a sentir nuestra camaradería con los demás seres humanos.
[…]
Los hechos de la vida son un código para nuestra evolución personal. Lo que abre ese código es un sí incondicional a los hechos de la vida. En el ámbito humano existe la mezcla correcta entre sufrimiento y alegría para llegar al despertar, a la iluminación.
Todas las cosas tienen una tendencia natural a evolucionar, a alcanzar su máximo potencial…Por tanto la esperanza que nos conforta es una respuesta auténtica a la inclinación irrefrenable de la vida hacia la plenitud. Lo único necesario es un sí incondicional –es decir, con presencia de mente—a los hechos de la vida, sin debate ni queja.

{p.20}

LOS HECHOS DADOS COMO DONES…20
Un hecho dado es una condición que no se puede cambiar, pero también es algo que se nos ha concedido. Cuando decimos sí a los hechos dados, se revelan como dones, como
los medios hábiles para la evolución. Los hechos dados son implacables, pero también son ricos en sabiduría. Son dones porque son los ingredientes del carácter, la profundidad y la compasión.

Los hechos dados que no se pueden cambiar se nos revelan, cuando los aceptamos con un SÍ, también como dones. Pero es importante que los aceptamos por sí mismos y no porque no se puedan cambiar. […].
Pues sólo cuando no tratamos de controlar o prevenir esos hechos dados se convierten en puertas hacia la liberación, en las condiciones que a la postre pueden impulsar nuestro desarrollo. {p.20}.

Aunque parece que aceptamos las cosas sólo porque no podemos cambiarlas, lo cierto es que, cuando comprendemos lo que sucede más allá de nuestro control, aceptar la realidad puede ser la manera de participar en nuestra propia evolución. Al aceptar lo que no podemos cambiar y al dejar de intentar controlar, nos llega un estado de serenidad.

El Sí incondicional nos hace más predispuestos para la alegría y para el dolor.
Aceptar el mundo en sus propios términos es vivir una vida heroica. En los mitos clásicos hay siempre una fase de la lucha en la que el héroe
debe afrontar las condiciones de la existencia.
El héroe sufre el dolor y es transformado por el dolor para ayudar a otros. […]

LOS HECHOS DADOS COMO GRACIA…22

Un desarrollo emocional y espiritual puede ayudar a encontrar la verdadera felicidad. La consciencia espiritual va más allá del dualismo, más allá de nuestras nociones simplistas del bien y del mal. Un sí incondicional es un sí a las paradojas de la vida. Una paradoja combina opuestos aparentes.
(1)Por ejemplo, decimos sí incondicionalmente a una existencia condicionada por los cambios y por los finales.
(2)Podemos comprometernos aunque los planes fracasen.
(3)Podemos mantener nuestra compasión aunque el mundo pueda ser injusto con nosotros.
(4)Podemos ser amorosos con quienes sean crueles con nosotros.
Suceda lo que suceda no debemos apearnos del caballo llamado Sí.
(5)Aunque conozcamos el lado obscuro de la gente no debemos desencantarnos de ella, lo cual supone un grado de madurez espiritual. {p.22}

Estos son otros ejemplos de las paradojas que podemos aceptar alegremente cuando reconocemos el valor de los hechos de la vida:

{p.22}

01.) Aunque todo cambia y acaba, las cosas se renuevan y pasan por ciclos que fomentan la evolución.
02.) Aunque las cosas no siempre suceden como las habíamos planeado, a veces sentimos que hay un plan mayor, a través de la sincronicidad, que abre posibilidades asombrosas.
03.) Aunque la vida no siempre es justa con nosotros, algo dentro de nosotros permanece comprometido con la justicia y rehúsa ser injusto o vengativo.
04.) Aunque el dolor forma parte de la vida, tenemos maneras de afrontarlo y por ello expandimos nuestros poderes para enfrentarnos al dolor futuro y ayudar a otras personas en su dolor.
05.) Aunque la gente no siempre es amable y leal, podemos actuar con bondad sin que nos desencantemos de los demás.
{p.23}
Cada vez que respondemos con un Sí a un hecho dado, nos desarrollamos emocional y espiritualmente: fomentamos la paciencia, la tolerancia, el perdón, la generosidad, la sabiduría, la gratitud, la perseverancia y el amor incondicional.

Sin embargo, en última instancia, el hecho de que no podamos controlar muchas cosas significa que, posiblemente, necesitemos un estímulo especial, algo que nuestro ego no puede proveer, algo que nuestra mente no puede concebir, algo que nuestra voluntad no puede efectuar. Ese algo es la fuerza auxiliadora de la gracia, el complemento espiritual del esfuerzo. {p.23}
[…]
Los Upanishads se refieren a la gracia así: “El Ser [la Verdad] no puede obtenerse con los Vedas [las escrituras], ni con el entendimiento, ni con el aprendizaje. Aquel a quien el Ser elige, ese obtiene el Ser”.
La gracia es un don que el Ser hace al ego. Una fuente que está más allá del ego nos otorga el don de trascender nuestros límites corrientes.
La gracia significa que no estamos solos y que siempre estamos acompañados:

1.- Cuando estamos seguros de que no podemos..
seguir ni un minuto más y podemos,…eso es la gracia de una vida Creadora en nuestro interior.

2.- Cuando estamos seguros de que no podemos encontrar la luz y la encontramos,…
…eso es la gracia de la Luz del Mundo en nuestro interior.

3.- Cuando estamos seguros de que no podemos…respirar una vez más y respiramos,
Eso es la gracia del Espíritu que respira a través de nosotros.

{p.24}

1.- Nuestros corazones fueron modelados por la luz.
àEl sí incondicional contribuye a que nuestro corazón deje pasar la luz.
La gracia es ese don especial que traspasa nuestros límites de la mente, la voluntad y el corazón.
La gracia expande nuestro intelecto dotándonos de sabiduría intuitiva.
2.- De pronto nos sentimos inspirados por algo que no encontramos mediante la lógica.
La gracia expande nuestra voluntad dándonos una fuerza o una valentía que no teníamos.
La gracia expande nuestros corazones haciendo que sea posible amar en vez de odiar, reconciliarnos en vez de tomar represalias, mostrar humildad en vez de arrogancia.
3.- No podríamos hacer todo eso solos; nuestro ego, que sólo piensa en sí mismo, no encontraría ninguna motivación para semejante virtud.
La gracia es un aliado y guía internos, la fuerza que motiva nuestra práctica espiritual.
***

Cada hecho de la vida nos llega trayendo consigo mucha gracia. {p. 25}

(1)El hecho de que las cosas cambien y se acaben significa que en la transitoriedad podemos encontrar la gracia de fluir con la vida. La salud psicológica y emocional es fluir con los acontecimientos, en vez de ser detenido o devastado por ellos.
(2)El hecho de que las cosas no siempre vayan como las habíamos planeado significa que en nuestra vida están activos muchos poderes que están más allá del ego; poderes que nos llevan a nuestro destino por un camino que podríamos haber descuidado.
Cuando comprendemos que nos apoyan poderes que están más allá de nuestro ego, vemos que tener el control no sería lo mejor para nosotros, ya que alteraríamos planes poderosos que se estaban gestando a nuestro favor.{p.25}
(3)El hecho de que la vida no siempre sea justa, a pesar de que sabemos intuitivamente lo que sería justo, significa que todos nos sentimos llamados a crear condiciones de justicia en el mundo. Cuando decimos sí a esa llamada, hallamos nuestra valentía. Entonces encontramos maneras de equilibrarnos y de contribuir a que se equilibre el mundo.
(4)El hecho de que el dolor forme parte de la vida produce la gracia del tesón, la paciencia y la compasión. Nos afecta el dolor de los demás y somos propensos a ser fuente de dolor de otros.
(5)El hecho de que la gente no sea siempre amorosa y leal nos produce heridas que nos hace ser personas con profundidad y carácter. Quizás esas heridas sean gracias, ya que los huecos que hay en nosotros pueden ser aperturas a la totalidad. Y ello nos lleva a mostrar un amor incondicional.
{p.25}

Cada gracia llega para avivar nuestro esfuerzo y se nos ofrece en forma de los hechos de la vida. Además, si tenemos la valentía de afrontar las verdades inevitables de la vida, encontraremos la gracia para amar, no importa lo que nos suceda. El amor es siempre incondicional en el sentido de que no es bloqueado o refrenado por ninguna de las condiciones de la existencia. No pueden impedirnos amar ni los cambios, ni los finales, ni los planes alterados, ni la injusticia, ni el sufrimiento, ni la deslealtad, ni la falta de amor. Nuestro sí a una gracia tan sensacional es lo que nuestro ego siempre quiere decir, ya que supone el final de tener miedo y el principio de ser libre. {p.26}
Publicado por klypeus en 1.4.16
Enviar por correo electrónico
Escribe un blog
Compartir con Twitter
Compartir con Facebook
Compartir en Pinterest

Etiquetas: David Richo, rvdo 18 may16
No hay comentarios:

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: